Aviso legal.

 

 
 

ADVERTENCIA PREVIA, CON OBJETO DE ADVERTIR PREVIAMENTE

Leerse bien todo esto, que luego pasa lo que pasa, cobardes.

 

TITULAR DE LA WEB

El presente aviso legal regula el uso de los Servicios y Contenidos que Revillita y su Cuadrilla ofrecen a través de la URL www.revillita.com, que no está inscrita en el Registro Mercantil de ningún sitio, porque no queremos.

 

CONDICIONES DE ACCESO Y USO

Revillita pone a disposición de los usuarios de Internet el sitio web www.revillita.com con la finalidad de informar y dar a conocer las actuaciones del maestro en ruedos de España, Francia y América, de momento, porque todavía no hemos toreado en Alemania, tampoco. Los usuarios podrán acceder a la web de forma gratuita, es decir, gratismente, si bien algunos de los contenidos y servicios del sitio pueden requerir el previo registro del usuario en los términos que se detallen en las Condiciones Particulares, o no.

El acceso y uso del sitio www.revillita.com atribuye a quien lo realiza la condición de usuario e implica su conformidad de forma expresa, plena y sin reservas de todas y cada una de las disposiciones incluidas en las condiciones, advertencias y demás avisos legales contenidos en el presente clausulado, así como en su caso en las Condiciones Particulares que pueden complementarlas, sustituirlas o modificarlas en algún sentido en relación con los servicios y contenidos de la web (todo este rollo no lo entendemos, pero lo dejamos por si acaso). En consecuencia, el usuario debe leer atentamente y con detenimiento de estarse muy quieto el presente documento en su totalidad en el mismo momento en que se proponga el uso del sitio web, ya que el mismo puede sufrir modificaciones porque el tío que nos hace la página web está como una cabra y va a su aire. Y por si no basta con todo lo anterior, la parte contratante de la primera parte, será considerada como la parte contratante de la primera parte, y esperamos que no suene a amenaza.

El acceso a este sitio web no supone entablar ningún tipo de relación de carácter comercial u otro entre  Revillita/Cuadrilla y el usuario. Bastante jaleo tenemos con lo nuestro como para andar atendiendo a todo Cristo.

Revillita y su Cuadrilla se reservan el derecho a actualizar, modificar, descojonar, eliminar o restringir el contenido de la web en cualquier momento, así como de los vínculos o de la información obtenida a través de ella sin necesidad de previo aviso, y sin asumir por ello responsabilidad alguna. O sea, que no asumimos.

El usuario se obliga, es más, se obligatoriza a emplear los servicios y contenidos conforme a la legislación vigente y principios de la buena fe y costumbres generalmente admitidas en esas familias españolas con mesa camilla y todo, así como a no vulnerar con su actuación a través del sitio web el orden público, y en especial a no menospreciar o atentar contra los derechos fundamentales y libertades públicas reconocidos constitucionalmente y en el resto de la legislación. Revillita y su Cuadrilla no se hacen responsables del mal uso que se realice de la información y servicios facilitados a través de la web, siendo exclusiva responsabilidad del usuario que los utiliza indebidamente, porque hay gente que es muy de utilizar indebidamente.

 

PROTECCIÓN CASI NUNCA DE DATOS DE CARÁCTER PERSONAL

La visita a este sitio web no obliga al usuario a facilitar ninguna información sobre sí mismo. Sin embargo, para utilizar alguno de los servicios o acceder a determinados contenidos, los usuarios deberán proporcionar previamente ciertos datos de carácter personal. En estos casos, el usuario garantiza que los Datos personales facilitados son veraces, o al menos que será difícil pillarle si miente, y se hace responsable de comunicar cualquier modificación de los mismos. Los datos personales facilitados por el usuario no se incorporarán a ningún fichero de www.revillita.com porque no los queremos para nada.

 

MEDIDAS DE SEGURIDAD

De eso no tenemos, pero si alguien se mete con nosotros, le enviamos a Asesino Pelines y él se ocupa.

 

PROPIEDAD INTELECTUAL, ES UN DECIR

Esta web es propiedad de Revillita, con todo lo que tiene colgando (la web). El usuario acepta que todos los derechos de propiedad intelectual sobre contenidos insertados en el sitio web son titularidad del maestro. Si no lo acepta, peor para él. La descarga de los contenidos y la copia o impresión de cualquier página de esta web se autoriza única y exclusivamente para uso privado del usuario, el cual no podrá reproducir el contenido de este sitio web con fines comerciales sin el consentimiento expreso de Revillita. Me gustas cuando callas porque estás como callada (citamos al gran Pablo Neruda porque pega bien en cualquier sitio, como pueden comprobar). Volviendo al tema, y atarse bien los machos, cualquier infracción de estos derechos puede dar lugar a procedimientos judiciales que no le convienen a nadie, porque son una esaborición. Revillita no concede ninguna licencia o autorización de uso de ninguna clase sobre sus derechos de propiedad intelectual.

 

RESPONSABILIDADES POR EL FUNCIONAMIENTO DEL SITIO WEB

Uno que llega y dice: “Papaarl, ¿dónde está Minnesota?” Y le contesta el padre: “Ni idea hijo, pregúntale a tu madre, que es la que guarda todo en los cajones”. Pues bien, esto no es responsabilidad ni es ná. Sirva este dramático suceso para aclarar que nosotros tampoco sabemos dónde está Minnesota, y por tanto, no nos hacemos responsables de nada.

Revillita y su Cuadrilla declinan expresamente, porque otra cosa no harán, pero declinar, lo que se dice declinar, se les da muy bien.

 

AMONESTACIONES E INSULTACIONES

Nos cae muy gordo Hamilton.

 

JURISDICCIÓN Y LEGISLACIÓN APLICABLE

Las presentes Condiciones Generales de Uso se regirán por la legislación española.

Para cuantas cuestiones pudieran suscitarse en relación con los contenidos del sitio web y sobre la aplicación y cumplimiento de lo aquí establecido, Revillita y el usuario se someten al veredicto de Subterráneo Pargen, que es un hombre muy justo y no suele excederse demasiado cuando se venga de alguien. En el supuesto de que el Usuario tuviera su domicilio fuera de España, mejor que no se acerque por aquí, que ya estamos bastantes.

Pamplona, 3 de enero de 2007.