Actualidad rabiosa.

 

 

(Por Ludovic Carlsson Svenson, "Cegatito de San Bernardo".)

 

Pamplona (España), 20 de abril de 2015. Se suceden a ritmo incesante los acontecimientos en torno a Revillita. La alarma ha saltado porque Castañita (su gran rival en los ruedos de España y América) ha cortado la temporada de forma fulminante hace unos días y se ha retirado a un templo budista del Tibet, con el objeto de descansar y encontrarse a si mismo. La noticia se había mantenido en secreto, pero ya ha sido desvelada por varios medios, al tiempo que aumenta la preocupación en los empresarios taurinos, que ven cómo desaparece un puntal de la temporada. Para saber todo lo posible sobre este asunto, he contactado vía satélite con Castañita y he grabado la entrevista que pueden leer a continuación. 

- Castañita, antes que nada quiero felicitarte personalmente por aquel mano a mano que toreaste con Revillita el año pasado en la Monumental de Milagro.

- Gracias Cegatito, la verdad es que estuve cumbre. Le di un repaso que le dejé pensativo al caraculo ese.

- Disculpa que te extorsione, pero en mi opinión ambos estuvisteis sensacionales, tú haciendo gala de un empaque inconfundiblemente ordoñista, mientras que Revillita toreó con ese aire amanoletado que tanto gusta incluso a los más exigentes.

- Bueno, lo que tu digas...

- También quiero hacer notar que observé en tu toreo una evolución interesantísima, pues en varios derechazos exhibiste un temple tan sublime que el desplazamiento de la muleta estaba sincronizado con el toro de manera tan precisa, tan pluscuamperfecta, que parecía incluso irreal.

- Eso lo tengo muy entrenao.

- Por eso te sale tan bien, claro. Maestro, nos has dado una noticia muy triste al cortar la temporada.

- Ha sido por causa de fuerza mayor. Llevo varios años toreando mucho, a un ritmo insostenible, y mi cuerpo y mi mente han dicho basta.

- ¿Cuántas corridas has toreado?

- Durante los últimos cinco años he toreado un total de cinco corridas, lo que supone una por temporada, calculando a grosso modo.

- Pues no me parece gran cosa. Recuerdo que Enrique Ponce toreó más de cien corridas por temporada durante diez años seguidos...

- Es un caso distinto, Ponce es un torero técnico, poderoso, y practica un toreo de menor exposición. Yo soy un torero más hondo, y cuando me pongo en el sitio, me pongo con todas las consecuencias. Resumiendo, nuestras tauromaquias no son comparables. Eso sin contar la cantidad de toros que he lidiado en entrenamientos a puerta cerrada, que tranquilamente habrán sido dos o tres en estos últimos años.

- Comprendo, me decías que llegó un momento en el que tu organismo dijo basta.

- Así es, empecé a notar los síntomas hace unos meses, pero no le di importancia, hasta que un día sentí que me fatigaba más de lo normal al subir en el ascensor.

- Dirás al subir por las escaleras.

- Sí hombre, habiendo ascensor voy a subir por las escaleras, a ver si te has pensado que soy del género cabestro. El caso es que me fatigaba y cada día el cansancio iba a más, me notaba peor y sin ganas de hacer nada, así que fui al médico y le dije: "Doctor, estoy sin puntilla, necesito que me cure lo antes posible." A partir de ahí, varios días de análisis de todo tipo, pruebas de esfuerzo, etc. Me citó el doctor para explicarme las conclusiones y me entregó el informe, bastante desolador, por cierto. Es el que te ha enviado mi apoderada hace un rato.

- Lo tengo delante, Castañita, voy a leerlo textualmente para que tus seguidores comprendan hasta qué punto era grave tu situación. Dice así:

"El diestro Castañita llegó a este centro aquejado de una fatiga considerable y estado de decaímiento general. Se le han practicado las siguientes pruebas:

1. Resonancia magnética, es decir, con magnetismo.

2. Ecografía, enchufando la máquina y todo.

3. Rayos X, con las dos máquinas, la buena y la que falla a veces, para acabar de joderla y que compren otra nueva.

4. Test de Cooper (este no es el de los Minis, este iba a pie, el gilipollas).

5. Test de Newman-Plutowsky (en realidad el test lo inventó Newman, pero puso también a Plutowsky porque eran muy amigos y Plutowsky siempre le dejaba la Vespa).

6. Test de Barlow (no confundir con Óscar Mayer, el de las salchichas). 

Una vez analizados los resultados, se obtienen las siguientes conclusiones:

1. Castañita sufre estrés avanzado.

2. Aquejado de exceso de fatiga en actividades cotidianas, como echar la quiniela o limpiarse el culo.

3. Además, presenta agotamiento psíquico en fase de consolidación, lo cual significa que se está consolidando el agotamiento psíquico.

Resumiendo, a este solo le falta pillarse la cola con la tapa del piano. Se le recomienda interrumpir su actividad profesional durante un tiempo e implementar hábitos de vida saludables en cuanto a alimentación y descanso.

Firmado: Doctor Centollo."

- Tras leer esto, supongo que decidiste poner remedio de manera inmediata.

- Así es, lo hablé con Silvia, mi apoderada, y decidimos que me vendría bien retirarme durante un tiempo a un lugar tranquilo, para descansar, reflexionar y cargar las pilas. Por eso me vine al templo budista.

- ¿Y por qué no fuiste a un monasterio, que es similar y tienes varios cerca de casa?

- Es que allí me conocen y no me dejan entrar.

- Tengo entendido que la vida en el templo es muy dura. Por ejemplo, cada día hay que levantarse a las cinco de la mañana.

- Así es, aunque yo me quedo remoloneando un rato hasta las once. Es que no soy de madrugar.

- Bien pensado.

- A esa hora, ya ha llegado el Marca, y lo leo mientras desayuno. Soy un hombre de mi tiempo, y me gusta estar bien informado.

- No me parece un inicio de jornada muy duro...

- Tampoco te equivoques, Cegatito. Las tostadas me las tengo que untar yo mismo, porque aquí no hay mayordomo. Viven con lo justo.

- ¿Qué haces tras el desayuno?

- Me lavo los piños con Profident.

- ¿Y luego?

- Me pego una ducha y me afeito, porque para ser torero, lo primero es parecerlo. Después le hago una visita a Roca y planto un pino, si me permites el metacrilato.

- Se comenta que en este acto fisiológico te empleas con apasionada entrega, y dejas un aroma que resulta molesto, dada su abigarrada intensidad....

- Envidia que me tienen algunos.

- A media mañana hay que trabajar en el huerto un par de horas.

- Yo me he ofrecido para coger todos los melones y cargarlos en el carro.

- Castañita, en esta época no hay melones...

- Por eso me he ofrecido.

- Deduzco que no quieres trabajar en el huerto, ¿por qué?

- Porque me canso, no te jode.

- En la granja tienen cerdos, gallinas, caballos, etc. Supongo que dedicarás esas horas a cuidar el ganado.

- A esos bichos no les hago ni puto caso.

- Me extraña, tú siempre has sido un gran amante de la Naturaleza. Me consta que eres miembro de Ecologistas en Acción.

- No tenía ni idea de eso, Cegatito, sé que estoy apuntao a varios sitios sin querer, pero es porque me hago un lío con el móvil.

- Esos aparatos cada vez son más complicados, ¿cuál tienes?

- Uno negro.

- Entonces igual que el mío. Después de trabajar en el huerto, hay que dedicar dos horas a la oración en el templo.

- Yo eso me lo salto, es aburrido de cojones.

- ¿Y qué haces durante ese rato?

- Como amante de la naturaleza que soy, me relaja mucho el campo. Cojo el Land Rover y me doy una vuelta por aquí cerca, hasta la hora de comer.

- Por cierto, hay muchas quejas de los lugareños.

- ¿Por el ruido?

- No, porque has atropellado a unas sesenta cabras y a dos pastores.

- Cegatito, en primer lugar quiero dejar claro que sentí mucho haber atropellado a esas cabras, pero es una verdad a medias, son ganas de alarmar porque solo le he hecho un arañazo al paragolpes. Te daré un consejo: si eres prudente como yo y te preocupa la seguridad a la hora de atropellar, cómprate un Land Rover.

- Lo tendré en cuenta. Hacia las dos de la tarde, es hora de reponer fuerzas. Al parecer, las comidas allí son muy frugales.

- Cierto, estos cabrones solo comen hierbajos y arroz hervido. Serán gilipollas, no sé de qué les sirve estudiar tanto.

- ¿Y cómo te has adaptado?

- Qué quieres que te diga, resisto como puedo. Me voy al bar, y mal que bien, salgo del apuro. Por ejemplo, ayer me comí una fabada y un solomillo, lo que había, porque no tienen mucho donde elegir. Pero hago un esfuerzo y me adapto.

- Celebro que te alimentes correctamente, Castañita, eso es fundamental para estar en forma y tú siempre has cuidado mucho ese aspecto.

- Sí, estoy como un toro. Mira, ahora mismo puedo echarle una carrera de cien metros a Cristiano Ronaldo.

- ¿Y qué?

- Pierdo seguro.

- Es lo de menos. Después de la comida,  hay que dedicar dos horas a la meditación.

- Eso es más aburrido que calcular los decimales del número pi. No he ido ni un puto día.

- ¿En qué empleas ese tiempo?

- Me echo una siesta que no se la salta un gitano. Y me levanto como nuevo, no como estos capullos, que acaban medio doblaos después de meditar.

- Ya, pero se supone que has venido aquí para encontrarte a ti mismo, y la meditación podría ayudarte...

- Es posible, pero ante la duda prefiero no arriesgarme.

- A media tarde, los monjes van durante tres horas a construir el nuevo puente de piedra que cruza el río por la zona Norte.

- Ahí no me pillan ni jarto de vino.

- ¿Cómo es posible que digas eso, maestro?¿Por qué no vas a trabajar con todos los demás?

- Es que trabajan a mano, y no soy partidario. Mira, un primo mío es comercial de Toyota, y tienen una maquinaria cojonuda para obras. Si a mí me dejasen una máquina de esas, no me importaría echar un rato de vez en cuando. Pero ir a pringar, se me hace muy cuesta arriba, si me permites la tangente.

- Viniste aquí con el objetivo de encontrarte a ti mismo. Supongo que tras unos días con los monjes, puedes hacer un balance sobre ese proceso de autoconocimiento.

- El balance no puede ser más positivo, Cegatito. Confieso que al principio tenía mis dudas, porque no siempre es fácil convivir con estos gilipollas, pero los temores se fueron disipando a medida que me integraba en sus costumbres y su modo de vida. Me ha sentado muy bien esta rigidez de horarios, la dieta estricta del bar, los trabajos que no hago, etc., y siento que mi búsqueda interior está dando sus frutos. Me atrevo a afirmar que estoy avanzando desde el punto de vista personal, me veo más centrado y enfocado en mis objetivos vitales.

- He sabido que Revillita te llamó para interesarte por tu estado. ¿Qué te dijo?

- Me dijo: "Castañita, ahora lo importante es que te recuperices, procura descansar bien y no hacer excesivos." No sé de dónde ha salido este tío, habla peor que los entrenadores yugoslavos.

- Bueno, el maestro es a veces difícil de entender, pero tiene muy buen fondo.

- Ahí tienes razón, lo cortés no quita lo abatible.

- No quisiera ser portador de malas noticias, pero es mi deber informarte sobre las declaraciones que ha hecho Apoderao en relación a tu retirada de los toros. Leo textualmente: "Lo que le ha ocurrido a Castañita es muy fácil de explicar: sencillamente ha quemado el motor tratando de competir con Revillita, que tiene valor, conocimiento de las reses y torería como para hacer ochocientos quince millones de Castañitas." Muy duras declaraciones, amigo mío, no sé qué opinión te merecen.

- En primer lugar, creo que Apoderao debería ser más prudente y limitarse a opinar de lo que sabe, que es robar el dinero a la gente mediante inversiones fraudulentas. En cuestiones taurinas, mejor que esté callado. Este sujeto sabe de toros lo mismo que yo de Física Cáustica.

- Física Cuántica.

- De esa tampoco tengo ni puta idea.

- Maestro, no me parece bien terminar la entrevista sin preguntarte por una cuestión escabrosa, que me preocupa de manera creciente. Desde hace unos años, los reiterados triunfos tuyos y de Revillita os han situado en un lugar cimero de la Tauromaquia, al tiempo que han sumado a vuestros seguidores cantidades ingentes de aficionados que se apasionan con vuestro toreo a la vez que muestran su preferencia por uno u otro con una pasión desmedida. Las posturas se están radicalizando y ya es vox populi que el Ministro del Interior está formando un grupo policial de élite con el objeto de evitar enfrentamientos entre estos aficionados, que caen presa del arrebato y en ningún modo son dueños de sus actos cuando se trata de opinar sobre Revillita y Castañita, tal es la pasión que les ciega. Deseo saber en qué modo estás dispuesto a colaborar para que la situación vaya normalizándose, entendiendo que eso es realmente difícil.

- Cegatito, me conoces desde hace años y sabes que siempre he procurado crear un ambiente distendido con el animal de Revillita, para que exista armonía entre los capullos que le siguen y mis admiradores. Por tanto, no dudes de que continuaré en esta línea.

- Me quedo más tranquilo, gracias por la entrevista y que te recuperes pronto.

- Muchas gracias, Cegatito, siempre a tu disposición. 

Nota. En el momento de publicar estas líneas nos llega un comunicado de prensa del Templo Budista Chen Chen, que dice textualmente:

"Tibet, 20 de abril de 2015.

Yo, el Maestro Chun-Go, sumo sacerdote del templo Chen Chen, he tomado la decisión de expulsar a Castañita por los siguientes motivos:

1. Insubordinación.

2. Total falta de disciplina.

3. Trabaja menos que el torilero de la Abadía de Wesmister.

3. Ha atascado el water cuatro veces y le ha echado la culpa al mudo.

4. Organizó una orgía a cara de perro con Mari Pili Torres, las gemelas Guárrison de Milwaukee y el equipo femenino de voley-playa de Torrelodones. Y no me invitó, el mamonazo.

5. Convenció a tres monjes para afiliarse a la UGT y ya me han pasado una factura falsa de un curso de formación que no han impartido, los cabrones.

La expulsión tiene carácter inmediato e irreversible.

Castañita no podrá acercarse a 50 Kilómetros de este templo, o mejor aún, que no venga por Asia. Bueno, casi mejor que no salga de España.”

Seguiremos informando. 

 (Fin)