Actualidad rabiosa.

 

 
(Por Ludovic Carlsson Svenson, "Cegatito de San Bernardo".)
 

Pamplona (España), 25 de mayo de 2009. Crece la polémica en el entorno más próximo a Revillita. Su más acérrimo rival, Castañita, ha presentado una querella criminal contra Apoderao, al que acusa de no pagarle sus honorarios por el festejo celebrado el día 16 en la Monumental de Huarte, en el que Castañita compitió noblemente con Revillita y ambos obtuvieron un rotundo éxito. Al parecer, Apoderao, que organizó el festejo, sostiene que éste ha sido deficitario y por tanto no está obligado a pagar cantidad alguna a Castañita. Para aclarar este triste asunto, me pongo en contacto con el torero. 

- Castañita, antes que nada debo felicitarte por tu actuación en el mano a mano con Revillita. Toreaste francamente bien.

- Sí, le di un buen repaso al niñato de los cojones.

- Disculpa que te perdone, pero yo vi toda la corrida y pienso que tanto Revillita como tú estuvisteis a gran nivel, cada uno en su estilo.

- Vale, pero yo soy más guapo.

- Eso no me atrevo a discutirlo porque yo veo menos que El Niño de Ulloa Óptico. A mí me pones juntas a Pilar Rahola y a una vaca de Leche Pascual, y me costaría saber quién es quién.

- A ti y a cualquiera. Igual por el cencerro...

- Observo que sigues teniendo cierto resquemor hacia Revillita, y me extraña, porque os vi hablando muy cordialmente durante el desarrollo del festejo.

- Sí, estuvimos charlando, conociéndonos mejor y poco a poco fuimos limando aspersores.

- Querrás decir limando asperezas.

- Eso, cuando te aprietan los zapatos Gorila y te fastidian los pieses.

- ¿Qué te pareció el maestro en la distancia corta?

- Hombre, me pareció como si hubiera menos distancia que en la distancia larga, no sé si me explico.

- Te explicas perfectamente, yo también he tenido esa misma impresión cuando he hablado con él. Cambio de tercio, sacaste una cuadrilla de auténtico lujo.

- En efecto, mis muchachos son unos toreros extraordinarios.

- Me emocionó sobremanera ese Juan Gazpio, dio muchos muletazos exquisitos y llenos de sentimiento. Ese muchacho torea con el alma.

- Es un gran torero, todo lo que sabe se lo enseñé yo.

- Ahora me lo explico. Ibas perfectamente vestido, con un traje corto precioso.

- Me quedaba de maravilla, tengo una percha privilegiada. Cualquier cosa que me ponga me cae perfecta. Fíjate que el sastre que me hizo el traje es tuerto, tiene Parkinson, y utilizó unas tijeras de podar que estaban de oferta en el Leroy Merlin: pues no hubo forma de que el traje me cayera mal.

- Porque tienes la torería por arrobas, no hace falta decir más.

- Yo procuro no hablar de mí mismo porque no quiero parecer importancioso.

- Haces bien, torero. He escuchado unas declaraciones tuyas en las que manifestabas que tu cuadrilla le mojó la oreja a la de Revillita, con esas duras palabras.

- Eso es lo que pasó, no exagero ni un lápice. Para empezar, Enanito y Expertillo ni siquiera aparecieron.

- Creo que ambos tenían que asistir a una comida familiar.

- Excusas, a esos dos su familia les importa lo mismo que a mí el punto de fusión del ladrillo caravista.

- Subterráneo Pargen presenció el festejo desde un burladero, pero no pudo torear porque la noche anterior se produjo una luxación de hombro mientras programaba el DVD.

- Será que lo programa colgado de una liana, el animal.

- Al menos reconocerás que Melgibson, pese a ser informático intervino con acierto en varios momentos.

- Menudo cabestro, cuando cogió el capote me preguntó si venía con disco de instalación. No entiendo cómo no lo llevan atado.

- Bueno, vamos a la cuestión que nos ocupa, Castañita, te has visto envuelto en una polémica bastante desagradable.

- No por mi culpa, yo me limité a cumplir con mi obligación, que es torear, pero Apoderao se niega a pagarme.

- Dice que ha sufrido pérdidas cuantiosas.

- Ése no es mi problema. Si hubiera ganado mucho dinero, ¿tú crees que me habría llamado para pagarme más? Seguro que no. Las reglas del juego son claras, los toreros arriesgamos nuestra vida y los empresarios arriesgan su dinero, así de sencillo. Si no, sería empresario cualquiera.

- Según he oído, él dice que firmaste un contrato en el que estaba contemplado este supuesto, y sabías que no cobrarías nada si no había beneficios.

- Bueno, eso es otro tema que clama al cielo. Me hizo firmar un contrato de ochocientas noventa y seis páginas, lleno de letra pequeña, eso no hay quien sea capaz de leerlo. Yo no tengo ni idea de lo que firmé. Joder, si el contrato pesaba más que los toros...

- Ya, pero Apoderao alude al artículo 1227, apartado 16.a, en el que dice, y te leo textualmente: "Si en el festejo hubiere o huberiese pérdidas o los beneficios fuesen o seriesen inferiores a la cantidad que necesita Apoderao para cambiar de yate, la parte contratante (Apoderao) quedará exenta de satisfacer cantidad alguna a la parte contratada (Castañita), que se quedará sin cobrar y que le vayan dando por el culo."

- Eso no me vale, porque entiendo que el contrato está redactado con mala fe. Silvia, mi apoderada, está hablando con nuestro abogado para conseguir que ese contrato sea declarado nulo, porque es de mucho abusamiento.

- Castañita, antes de meterte en abogados y gastarte un dineral, creo que deberías sentarte a hablar con Apoderao para tratar de llegar a un arreglo.

- Estuve en su despacho el otro día, pero no sirvió de nada. Apoderao me enseñó el balance económico del festejo, y como perdió dinero, dice que no me paga ni un euro.

- Me gustaría repasar contigo ese balance, para conocer las razones de Apoderao.

- De acuerdo, aquí está:

 

- Bien, empecemos por los ingresos. Veo que hubo una buena recaudación en taquilla.

- Normal, porque yo tengo mucho tirón y arrastro público.

- Además había muchas mujeres guapas.

- Sí, todas ellas vinieron a verme a mí. Lo cierto es que están loquitas por mis huesos, y en general por toda mi materia córnea y orgánica, si me permites el desarreglo intestinal.

- También son cuantiosos los ingresos por publicidad de varios anunciantes, en especial Rolex.

- Correcto, es el patrocinador personal de Apoderao, qué manera de tirar el dinero con ese mangante.

- Además, se registran donaciones de varias entidades prestigiosas, como Médicos Mundi o Proyecto Mono.

- Supongo que estos últimos han ayudado mucho a Revillita. Basta ver cómo se zampa los plátanos, el imbécil.

- Observando la cifra total de ingresos, parece que en este apartado la gestión de Apoderao fue perfecta.

- Sí, sobre todo para él.

- Vamos a dar un repaso a los gastos, analizando los puntos más importantes. Veo que Revillita cobraba una buena cantidad.

- Lo mismo que yo, pero él exigió cobrar un euro más con la intención de aparentar que tiene más categoría.

- Eso hizo Antonio Ordóñez en un San Isidro en el que toreaba también El Cordobés, exigió cobrar una peseta más, y la cobró.

- Ya, Ordóñez y Revillita se parecen como dos gotas de agua, y yo soy Einstein, el que inventó las magras con tomate en cautividad, o algo así creo que era.

- Total, que Revillita ingresó sus buenos 160.000 euros y a ti no te han pagado nada.

- Claro, porque Apoderao le paga a su torero y a los demás les roba.

- Bien, siguiente punto, "Lucro tangencial de Apoderao: 320.000 euros". No entiendo este concepto.

- Yo tampoco. Apoderao me dijo que al no pagarme mis 160.000 euros, se quedó con mal cuerpo y tuvo que incluir una partida igual para él, con el fin de que se le pasara el disgusto. Y como no terminaba de sentirse bien del todo, se vio obligado a multiplicarla por dos.

- Sigo sin comprender el término "tangencial".

- Le pedi explicaciones a Apoderao y me contestó que si en lugar de lucro tangencial hubiera sido lucro remanente, yo le tendría que haber pagado otros 200.000 euros, pero que tuvo ese detalle hacia mí porque le caigo bien.

- Eso ya me convence más.

- Yo sigo sin verlo claro.

- Continuamos, "Ambulancia y UVI Móvil: 279.000 euros". Me parece una exageración.

- Más que eso, es una locura. Según Apoderao, no había ninguna UVI disponible cerca y se trajo al equipo médico de Obama, que cobra por kilómetro recorrido y cuesta un dineral. Pero yo sólo vi al veterinario de Calasparra en una Vespa blanca, y cuando le tuvo que poner una tirita a un empleado de la plaza, se la pegó con Loctite, el hijoputa.

- Como no somos técnicos en esa materia, debemos concederle el beneficio de la duda.

- Lo que tú digas, pero hay algo que no me cuadra.

- Siguiente concepto, "Bonus simbólico de retroceso para Apoderao: 626.000 euros." Reconozco que no tengo ni idea de qué es esto.

- Apoderao me aclaró que es un concepto que él ha creado en homenaje a su abuelo, que le introdujo en los secretos de la gestión. Al parecer, lo pone en todos sus contratos porque le sirve para equilibrar los costes fijos con los ovíparos, según me explicó detalladamente. Yo no acabé de entenderlo, pero no quise discutirle porque si se trata de algo tan entrañable como tu abuelo, hay que respetar las cosas y no buscarle tres pies al gato.

- Bien hecho, me consta que Apoderao, bajo ese aspecto de gestor eficacísimo, esconde un hombre sensible y cariñoso con los suyos.

- Eso me pareció al oír sus explicaciones.

- Vale, siguiente gasto, "Banda de música: 740.000 euros". En mi opinión, excesivo a todas luces halógenas.

- Es una burrada. Apoderao dice que contrató a una banda normalita para no gastar mucho dinero, pero le cobraron el canon de la Sociedad General de Autores y ahí se disparó el coste, porque este mes le quieren regalar un coche a Ramoncín, y como este gran compositor es de izquierdas, no quiere un Volvo, que es más propio de gente aburguesada y no les gusta a los artistas comprometidos, que son más de Ferrari, Mercedes o Porsche, por citar tres marcas de coches para obreros.

- Eso me parece estupendo, Castañita, y yo también colaboraría gustosamente para comprarle a Ramoncín un Mercedes sin frenos, pero ese coche cuesta como mucho 200.000 euros, y no encuentro justificación para los quinientos mil restantes.

- Eso mismo le dije yo a Apoderao, y me contestó que se vio obligado a reservar un pellizco por si más adelante le dan ganas de comprarse otro coche similar para él.

- Entonces queda claro. Otro tema, "Gastos de hotel: 1.965.000 euros", pienso que hay un error, pues aunque la cuadrilla de Revillita es numerosa y hay que llevarla con categoría, haciendo una cuenta rápida no se deberían superar los tres mil o cuatro mil euros.

- No hay ningún error, Cegatito, lo que pasa es que Apoderao habló con el gerente y se ofreció a pagar las obras de remodelación de la fachada del hotel.

- Es un detalle muy generoso que honra a este insigne gestor.

- Sí, porque las obras sólo cuestan treinta mil, y el resto lo va a donar Apoderao a una ONG que preside un amigo suyo y se dedica a construir viviendas para las personas más desfavorecidas, contratando dichas obras a una de las empresas de Apoderao, que le hace precios muy ventajosos, siempre pensando en el bien común.

- No esperaba menos de Apoderao. Continuamos, "Comida para el perro de Apoderao: 421.000 euros". Encuentro que es una cantidad desorbitada.

- A mí también me parece mucho, no obstante Apoderao me aclaró que se refiere a comida de la buena, para todo el año y para muchos perros, porque él siempre ha sido de invitar.

- Hombre, bien explicado tiene su porqué. Sigamos, "Críticos taurinos y animales de compañía: 93.000 euros", sin duda una cifra muy alta.

- Según Apoderao, es para defender la libertad de expresión, y ante algo tan sagrado no tengo nada que objetar, al contrario, aplaudo la altura de miras de Apoderao.

- De acuerdo, siempre es conveniente cuidar a los críticos. Vamos con otro concepto, "Cesión de activos no dosificables para Apoderao: 890.000 euros". Confieso que no tengo ni remota idea de qué puede ser esto.

- Eso es porque no has estudiado Ingeniería Financiera, Cegatito. Por lo visto, Apoderao siempre se cede a sí mismo una cantidad para no hacerse de menos, y se llaman activos no dosificables porque él ahí no dosifica nada, sino que agarra todo lo que pilla.

- Queda claro que es algo totalmente legal.

- Sí, Apoderao dice que él es incapaz de infringir una ley, para eso es muy escrupuloso.

- Por algo está donde está.

- En lo más alto.

- Seguimos, "Reformas en la residencia de verano de Apoderao: 337.000 euros". Sin duda, ha habido un error y ha incluido en el balance un gasto que no corresponde, pues no tiene ninguna relación con el asunto que nos ocupa.

- Yo pensaba igual, pero Apoderao sostiene que esos gastos no han sido causados por la organización del festejo, pero podrían haberlo sido y por tanto debe incluirlos en el balance para no tener de sí mismo una imagen de hombre poco previsor, lo cual le atormentaría.

- Eso ya tiene un pase. Llegamos al último punto, "Varios, otros y minucias: 4.634.000 euros". No comprendo este apartado.

- Yo tampoco, pero tratándose de minucias, preferí pasarlo por alto, tampoco es cuestión de ir al céntimo.

- Me parece una actitud razonable. Resumiendo, el festejo ha sido deficitario. Me duele por ti y por Apoderao, que ha perdido una buena cantidad de dinero.

- No te preocupes por él, tiene un seguro que le cubre todas las pérdidas.

- Entonces, si sumamos las partidas que ha cobrado como gastos, más lo que le abona la compañía de seguros, Apoderao ha obtenido un beneficio de unos quince millones de euros.

- Sí, él me dijo que organiza unos cuantos festejos cada temporada, y con lo que pierde aquí y allá, va tirando.

- Aunque ha quedado todo perfectamente aclarado, entiendo tu disgusto, Castañita.

- Estoy muy enfadado, he llenado la plaza, me he jugado la vida, he triunfado por todo lo alto y no voy a ver un duro.

- Eso es lo que les pasa a casi todos los matadores que van a torear este año en San Isidro, y también los años anteriores, y los próximos...

- Ya lo sé, Cegatito, el mundo del toro está mal montado, los empresarios se llevan toda la pasta y encima, si alguno le echa valor y no traga, como José Tomás, resulta que le hacen una campaña de prensa y es un pesetero.

- Esas campañas son muy eficaces en nuestra España, que es el país de la envidia, y parece que todo el mundo les cuenta el dinero a los toreros.

- Seguro que esto no pasa en Suecia.

- Allí no saben ni quién es José Tomás.

- Pues que les den por culo a todos.

- Castañita, me duele tu situación, porque vives para el toro las veinticuatro horas del día.

- Así es, más que una afición o una pasión, el toreo es para mí una droga, si me permites el narcotráfico.

- Supongo que seguirás entrenando a tope, sin venirte abajo.

- Por supuesto, ahora ese tema queda en manos de mis abogados. Yo me dedicaré a lo mío, hacer tentaderos y mucho toreo de salón para perfeccionar mi estilo aún más, si cabe.

- Es una pena, ahora que tus relaciones con Revillita se habían normalizado.

- Para él no será tanta pena, porque cobró su dinero, cosa que no puedo decir yo.

- Le conozco desde hace tiempo, estoy convencido de que a Revillita también le habrá disgustado todo esto.

- Me resbaliza lo que piense dicho tuercebotas.

- Castañita, no me resisto a expresarte mi inquietud por lo que estoy viendo últimamente: tus continuos triunfos y los de Revillita os han granjeado una enorme cantidad de seguidores, que ya se cuentan por millones, de tal modo que habéis dividido a España en dos bandos irreconciliables, cada vez más enfrentados. Sé que esto preocupa sobremanera en el Ministerio del Interior, y no me extraña, pues cualquier día la pasión puede desbordarse y terminar en un serio conflicto de orden público. Creo que debéis hacer todo lo posible para tratar de enfriar este ambiente de extrema tensión.

- Tienes toda la razón, por mi parte sólo puedo decir que trataré de limitarme a torear lo mejor posible eludiendo cualquier polémica. Además, quisiera pedir a mis partidarios que se comporten siempre con corrección, y en aras de la paz, no hagan caso a las provocaciones de los seguidores de Revillita, que son todos unos cabrones.

- Así se habla, torero, creo que has dado el primer paso para normalizar el ambiente. Antes de finalizar, por si sirve de algo te repito lo que te dije hace tiempo, no es conveniente meterte en pleitos contra Apoderao, por mucha razón que tengas. Recuerda que sus tentáculos llegan muy lejos...

- Tengo plena confianza en la justicia española.

- Te veo en la cárcel.

- Creo que sí.

(Fin)