Actualidad rabiosa.

 

 
(Por Ludovic Carlsson Svenson, "Cegatito de San Bernardo".)
 

Pamplona (España), 9 de abril de 2009. La ciudad se viste de gala para asistir a la presentación de la nueva fragancia Eau d'Enanito, creada por el célebre banderillero de Revillita. No cabe ni un alfiler en el salón de actos del Hotel Los Cencerros, donde se ha reunido la flor y nata de la jet-set: políticos, diseñadores, modelos, actores, etc. Pero el personaje del día es Enanito, y con él he charlado durante un buen rato para informar a los lectores sobre su nuevo perfume, sus opiniones y otros aspectos de su brillante personalidad. 

- Enanito, te felicito por el lanzamiento de tu nueva fragancia, es un día muy importante para todos nosotros.

- Muchas gracias, llevaba tiempo intentando crear un producto innovador y creo que lo he conseguido.

- Tu colonia es sencillamente exquisita y muy agradable.

- Sí, tiene un aroma embriagador, pero si no te gusta no hay problema porque además sirve como anticongelante.

- No me digas.

- Y eso no es todo, me ha dicho Melgibson que él la utiliza para desatascar el váter y funciona de maravilla.

- Has acertado de pleno con el nombre "L'arome de la seduction".

- Es un nombre que refleja mi forma de ser en mis cuatro dimensiones, sí.

- Enanito, tu historial como seductor comenzó cuando eras muy enanito, si me permites el microscopio.

- Lo recuerdo perfectamente, pero prefiero no dar detalles porque tengo mala memoria y seguro que me olvido de casi todo.

- Muchos piensan que para seducir hay que gastarse un dineral en moda: Armani, Versace, etc

- A mí no me hace falta, incluso seduzco más en pelotas, porque estoy muy bien dotado de badajo, si me permites el tolón.

- De acuerdo, pero también ayudará un Ferrari o un Aston Martin...

- Innecesario, yo ligo un montón y suelo ir con el motocarro de Piensos Camacho.

- ¿Cuál es?

- Un Vespacar 150 Interceptor.

- ¿El de cuatro velocidades?

- Ése, con molduras laterales.

- Ah, bandido, tú siempre llevas las mejores cartas.

- Hombre, no soy del género cabestro, evidentemente.

- ¿Qué tal se desenvuelven los miembros de la cuadrilla en el terreno de la seducción?

- Bastante bien, aunque no descubro nada cuando digo que Gran Otilio, el latin lover por antonomasia, es un auténtico fenómeno.

- Cuéntame algo de Apoderao.

- Como gestor de éxito que es, y además propietario de un Holding, tiene gran éxito entre las mujeres. Ya sabes que las chicas siempre se han sentido atraídas por los magnates.

- ¿Y Revillita?

- El maestro tiene poco tiempo libre, ya que está muy concentrado en sus entrenamientos, pero tiene bastante tirón entre las chicas cuando le confunden con otro, incluso hay una Peña Taurina Femenina Revillita desde hace tiempo, que es una peña con mucha solera. Sí, Revillita se defiende bastante bien.

- No debería entrenar tanto, su preparación resulta extenuante.

- Estoy de acuerdo, Cegatito. Si es que no le sirve pa ná.

- Es un diestro extraordinario. Me fascina su hieratismo.

- Cierto, tiene mucho de eso, el imbécil.

 - Hablemos de Expertillo, un banderillero muy bien considerado por el público femenino...

- Es un depredador, domina toda la zona de Burgos con mano de hierro. No se le resiste ninguna chica que esté dormida.

- Ellos andan bien, pero tú eres un fenómeno. Tienes un instinto especial para profundizar en la psique femenina.

- Sí, puedo saber lo que piensa una mujer sólo con preguntárselo. Si no me miente, claro.

- No es fácil adivinar sus sentimientos más ocultos.

- Desde luego, recuerda lo que dijo Confucio: "el alma de la mujer es inescrutable para los que no lo sepan ni escrutar ni ná".

- Tú siempre fuiste muy de Confucio.

- Sí, desde chico mis ídolos son Confucio y los Hermanos Calatrava.

- Casi nada. ¿Cuáles son tus aficiones?

- Suelo practicar el ajedrez con guantes de boxeo, que tiene mucho mérito. También disfruto yendo a las obras con los jubilados, me lo paso bomba diciendo a los cabrones de albañiles que echen más cemento, no vayan a quedar flojos los pilarotes.

- ¿Qué más?

- Soy aficionado a la lectura, los viajes, el fútbol… También me encanta follar, sobre todo con mujeres.

- Porque eres un hombre como Dios manda.

- Cierto, yo siempre he respetado todas las tendencias sexuales, pero no me van los mariconismos.

- Has madurado mucho, Enanito.

- Sí, he tenido una infancia muy alocada, llena de descontrol, hasta el punto de que un día me comí un donuts sin mirarle previamente la fecha de caducidad.

- Me espanta tu crudeza pero celebro que seas tan sincero para que los chicos conozcan el lado oscuro y puedan evitarlo.

- También acostumbraba a pincharles las ruedas a los autobuses urbanos.

- Te afeo el comportamiento, Enanito, tú sabes que circular con las ruedas pinchadas puede resultar muy peligroso.

- Cierto, pero tenía la precaución de incendiar después los autobuses para evitar ese peligro.

- Eso ya es otra cosa, en el fondo no tenías ganas de hacer daño, aunque te expresabas como un auténtico cabrón.

- Fueron tiempos en los que me comportaba con mucho salvajismo y desinhibición, es cierto.

- Luego entiendo que no te inhibías.

- Las coges al vuelo, Cegatito, no sé cómo lo haces. No me inhibía nada en absoluto, mi rebeldía contra el mundo se reflejaba en todos mis actos, incluso me ponía los calzoncillos del revés para protestar contra mis propios ovoides.

- Tu confesión desprende un dramatismo desolador, si me permites el desprendimiento.

- Reconozco que era un auténtico cabestro, un ser antisocial.

- Decían en tu parroquia que pecabas de pensamiento, palabra y obra civil.

- Sí, porque le mangaba los sacos de cemento a un albañil del barrio, y los tiraba al río para hacerle de rabiar. Aunque debo decir en mi descargo que los tiraba cuando no me veía la pasma, por no molestarles a ellos y obligarles a hacer papeleo.

- Ya tenías buen fondo, había un halo de esperanza, aunque no podemos obviar que le dabas muchos disgustos a tu madre, la señora Isabel.

- Sí, me llevó a muchos psicólogos pero no servía de nada, a todos les terminaban dando los tres avisos.

- Afortunadamente supiste evolucionar como persona, intuyo que has llevado a cabo un exhaustivo proceso de búsqueda interior.

- Así es, Cegatito, me he buscado mucho, hasta que finalmente me encontré.

- ¿Cómo fue?

- En agosto, un día que hacía un calor de cojones, y como me cantaban bastante los pinreles, me fui orientando hasta encontrarme gracias al olfativo.

- Tienes recursos para todo, te admiro.

- Me he tenido que ir adaptando a las circunstancias de la vida, que no siempre ha sido fácil.

- Sé que pasaste momentos muy complicados.

- Sí, durante un par de semanas estuve afectado por una enfermedad nefasta para un seductor.

- ¿Qué enfermedad es esa?

- Se llama disfunción eréctil en lo de follar.

- Me extraña, tú eres un tipo muy deportista y entrenado. ¿Cuál fue la causa?

- Según le entendí al médico, yo tenía poco colesterol, pero se me acumulaba todo en la punta de la cola, y debido al peso suplementario, no se me levantaba por acción de la gravedad.

- Sí, eso es lo que el calvo de la Fórmula 1 llama fuerza 2G, por lo menos.

- El caso es que me puso un régimen con Danacol, Biomanán, Actimel y Estarlux, y enseguida me curé. Más vale, porque si no, ya me veía yo encogidillo, sin reprís.

- En aquella época abrazaste el budismo.

- Hay una confusión, en realidad salía con una butanera que estaba buenísima, pero yo soy muy católico. Por ejemplo, siempre que le he dado una paliza a algún imbécil, enseguida he ido a confesarme, sin perder tiempo en llamar a la ambulancia ni nada.

- Tu humanidad me sobrecoge, Enanito.

- Reconozco que soy buena gente.

- Y un hombre culto, añado, porque sé que has llegado a componer bonitas poesías.

- He hecho mis pinitos, y no me se daba mal del todo.

- Seguro que entre tus creaciones tienes alguna favorita.

- Recuerdo con especial cariño una que titulé "Oda al cabrón de mi padre", en la que volqué todos mis sentimientos.

- ¿Podrías recitarme alguna estrofa?

- A ver qué te parece ésta:

- "Paaapa, si vuelves a dejarme sin paga,
juro por mis muertos que te inflo a hostias,
como que me llamo Enanito."

- Resulta emocionante el lirismo que emana de cada verso.

- Gracias, creo que siempre he tenido cierta facilidad para dejar hablar a mi corazón, si me permites el miocardio.

- Te has convertido en un ídolo de tu generación, o como dice Apoderao, "generation ídol"

- Así es, pero para llegar a serlo, he tenido que mejorar mucho como persona en todos los aspectos.

- Imagino que no habrá sido un tránsito fácil, Enanito.

- Por supuesto, ha sido un tránsito duro, complicado, un tránsito intestinal, si me permites la flora.

- Te creo, pero tu esfuerzo es doblemente valioso, en esta época actual en la que casi todo es falso y sin sustancia.

- Vivimos en la era del plástico, Cegatito. Casi todo es de mentira.

- Qué me vas a decir a mí, si hasta la pasma lleva las porras de goma. Pretenderán dar miedo a Espinete y a Don Pinpón.

- Es lo que yo pienso, si se te acerca un poli y no te jiñas de miedo, algo está fallando en el sistema democrático. Lo que falla es que no hay respeto ni educación ni nada, y así terminaremos dentro de poco en el caos y la anorexia.

- Enanito, tu fragancia me evoca aromas de Sevilla, de ese Parque de María Luisa en primavera, las amapolas, los lirios, la explosión de vida que te atrapa e impregna todo el alma.

- Eso y que huele de cojones.

- Me recuerda el aroma de mi niñez, cuando mi madre, después de echar de comer a los cerdos, aprovechaba el pienso que sobraba para prepararnos unos pastelillos deliciosos que no duraban en el plato ni una semana.

- Sin duda os quería mucho, Cegatito.

- Los aficionados que te han visto ante los toros, dicen que no le tienes miedo a nada.

- Agradezco el cumplido, pero admito que no es cierto, hay cosas que me dan miedo.

- Por ejemplo...

- Que se me caiga encima un vagón del AVE, sobre todo si van dentro Demis Rusos, Falete y Montserrat Caballé. Cada vez que lo pienso, me se aflojan las membranas.

- Normal. Enanito, se comenta que vas a lanzar una campaña de publicidad con slogans muy rompedores.

- Sí, te digo el primero: "Con Eau d'Enanito triunfarás aunque seas un cabestro".

- Me gusta, lo encuentro muy acertado y con gran futuro, considerando el sistema educativo que tenemos en España.

- A ver qué te parece este otro: "Desde que me pongo Eau d'Enanito, no me se nota que me cantan los pinreles cosa mala".

- Es bueno, e irreprochable desde el punto de vista higiénico.

- Tengo algunos más que iré sacando poco a poco, para ir enganchando al público, tanto a los hombres como a las mujeres, pues son ellas las que suelen comprar perfumes para sus maridos, novios, etc.

- Enanito, seguro que ellas compran tu producto, dado tu éxito entre las chicas, pues te hallas siempre en excelente forma. Me pregunto cómo consigues mantener ese cuerpo tan atlético y atractivo, si me permites la puntual pérdida de aceite.

- Cegatito, mi secreto es la piscina, voy casi todos los días.

- Entiendo, ¿cuántos largos nadas?

- Ninguno.

- ¿Cómo es eso?

- Es que voy a la piscina, pero no a nadar, yo me apalanco en el jacuzzi y lo paso bomba metiendo mano a las tías buenas, así que siempre me toca correr delante de sus maridos, porque yo no soy de discutir y evito siempre la polémica.

- Hay hombres celosos en exceso.

- Claro, es una cuestión de machismo asqueroso, se creen que la mujer es su posesión, como si no pudiera ser de los demás. Francamente, no lo entiendo. No sé si son celosos porque ellas les dan motivos, o si ellas les dan motivos para fastidiarles por lo celosos y cabestros que son.

- Ésa es la eterna pregunta, Enanito, ¿qué fue primero, el huevo o el gallináceo?

- He dedicado mucho tiempo al estudio de esa cuestión y todavía no lo tengo claro. Prefiero mantenerme al margen, es decir, marginalmente.

- Haces bien.

(Fin)

 
Fotos de la presentación mundial de la fragancia Eau d'Enanito.
 
 

Última hora: El Ministerio de Cultura concede a Enanito la Medalla de Oro de las Bellas Artes, quitándosela previamente al maestro de Ronda Antonio Ordóñez.

 

Tras la polémica generada por la concesión de la medalla a Francisco Rivera Ordóñez, que provocó la enérgica protesta de Paco Camino y José Tomás (devolvieron sus medallas en un gesto sin precedentes), el Ministerio de Cultura ha decidido quitarle la suya al maestro Antonio Ordóñez (fallecido en 1998) para dársela a Enanito. Ello se debe a que el Sr. Ministro comparó estas dos fotografías en la que ambos ejecutan una verónica rodilla en tierra, cada uno con los matices propios de su estilo:
 

  

En la imagen de la izquierda, vemos a Antonio Ordóñez en la Maestranza, templando perfectamente al toro; en la otra, Enanito interpreta el mismo lance de forma muy parecida, hasta el punto de que resulta prácticamente imposible establecer diferencias. Según el Sr. Ministro, “aunque en ambos casos la perfección estética es indiscutible, tiene más mérito Enanito, pues se atreve con Melgibson, que es informático, y enfrentarse a un animal de esos hace perder los nervios a cualquiera, cosa que no le ocurre a Enanito, que asume el reto con extraordinaria entrega.”

 

Reacciones ante la noticia.

 

 

 

 

Paco Camino:
La decisión me duele por una parte, ya que siempre he admirado a Antonio Ordóñez, pero reconozco que Enanito maneja el capote con virtuosismo. Por tanto, en este caso no tengo nada que objetar.

 

 

 

 

José Tomás:
Coincido con el maestro Paco Camino. Cuando Enanito se gusta, acaba con el cuadro. Ya era hora de que le dieran la medalla.

 

 

 

 

Apoderao:
Españoles, me llena de orgullo y satisfacción ver a uno de mis muchachos en lo más alto. Indiscutiblemente, Enanito ha progresado muchísimo a mi lado.

 

 

 

 

Expertillo:
Considero que la distinción hace honor a la impecable trayectoria artística de Enanito, sin cuya labor la tauromaquia perdería gran parte de su indiosincrasia, si me permiten los apaches.

 

 

 

 

Melgibson (Jefe de los Servicios Médicos):
Yo, como informático que soy, prefiero estar callado para que no me peguen. A ver si hay suerte esta vez.

     

 

Niño Barrabás (Analista de Faenas Memorables):
Ya era hora, por fin se hace justicia con Enanito, un artista genial que lleva años recibiendo ovaciones de miles de aficionados. Algo tendrá el agua oxigenada cuando la bendicen.