Actualidad rabiosa.

 

 
(Por Ludovic Carlsson Svenson, "Cegatito de San Bernardo".)
 

Pamplona (España), 26 de enero de 2009. Prosigue la actividad incesante en torno a la cuadrilla de Revillita. Una vez más es noticia Apoderao, siempre generoso en extremo, que ha accedido a donar 6 espermatozoides 6 para un experimento en el que se pretende crear seres humanos superiores en todos los sentidos. El experimento se llevará a cabo en el Centro de Reproducción Asistida de Los Ángeles (Wisconsin, Colorado) y ha despertado el interés y la polémica en los foros científicos. Para hablar de éste y otros temas, contacto con Apoderao, que pasa unos días en su residencia de verano de Calasparra, aprovechando que en invierno hay menos Guardia Civil por esa zona.

- Apoderao, antes que nada quisiera comentar contigo la actualidad taurina. Es una pena, pero Revillita no está haciendo campaña americana.

- En efecto, el maestro ha sufrido una lesión grave en el hombro derecho. Estaba toreando en el campo y un toro le dio una voltereta tremenda y cayó sobre el hombro, que resultó seriamente dañado.

- Imagino tu desazón en tan dramáticos momentos.

- Así fue, pero fíjate si será despierto Revillita que cuando le trasladaba la ambulancia, a pesar de ir casi inconsciente, me dijo: "Apoderao, observa que si caes sobre el hombro derecho, te puedes hacer más daño que si se cae un chino, por ejemplo, y tú ni te enteras, porque están muy lejos los cabrones."

- No cabe duda de que el maestro tiene una sagacidad especial para asimilar todo tipo de fenómenos.

- Por eso está donde está, en lo más alto, el imbécil.

- Supongo que no torear en América os ha supuesto un grave contratiempo.

- En efecto, así es, pero lo aceptamos con normalidad, son gajes del oficio.

- ¿Cuántas corridas habéis perdido?

- Gracias a Dios, ninguna, porque no nos habían llamado de ningún sitio, pero imagínate que tuviéramos hechas cuarenta tardes y no hubiéramos podido ir.

- Habría sido una pena.

- Lo piensas y se te hace un nudo en la garganta que no te deja reparar televisores de plasma, por ejemplo.

- Apoderao, últimamente dicen algunos que Revillita se arrima poco.

- Falso, el sábado pasado le vi en un bar con una morena, y ya lo creo que se arrimaba el maestro.

- ¿Qué tal le fue?

- Se llevó un buen hostión en el morro, pero su concepto quedó muy claro.

- Eso es lo más importante.

- Por supuesto, sin concepto no se va a ningún sitio.

- Apoderao, hace unos días entrevisté a Castañita e hizo unas declaraciones muy duras contra Revillita y especialmente contra ti, no sé qué opinión tienes sobre todo esto.

- Las tonterías de ese pisaterrones me tienen sin cuidado, francamente.

- Dijo que eres un mafioso y un ladrón de guante blanco e incluso llegó a afirmar que estás pensando en entrar en política.

- Ese Castañita es un aprendiz de torero que no sabe ni coger un capote y pretende ocupar en la Fiesta el lugar que Revillita se ha ganado a pulso. Si quiere publicidad a nuestra costa, ha elegido el camino equivocado, no voy a entrar en un cruce de declaraciones.

- Entonces, por tu parte el tema está cerrado.

- Por supuesto, lo que diga ese anoréxico mental me entra por un oído y me sale por otro, pasando previamente por las terminaciones marronosas de mi esfínter anal.

- ¿Y qué hay de ese mano a mano en Las Ventas que pide Castañita para medirse con Revillita?

- Este año no he iniciado conversaciones con el empresario de Las Ventas y no sé cuántas tardes toreará allí el maestro, pero con Castañita ninguna, eso te lo aseguro.

- Queda claro. Apoderao, vuestra cuadrilla vive momentos dulces, el triunfo os sonríe prácticamente a diario, incluso he leído en varias revistas que la página web revillita.com cuenta con al menos un visitante por semana.

- Sí, aunque quizá te has excedido un poco en ese dato, las cifras andan en ese orden, pero tampoco quiero echar las campanas al vuelo. Reconozco que estamos en una nube, vamos a saborear el momento, y a partir de ahí ya veremos.

- Apoderao, aunque no es el objeto de esta entrevista, debo preguntarte por la actualidad económica. En todos los informativos hablan de la posible compra de Repsol por parte de la empresa rusa Lukoil, y comentan que hay alguna otra sociedad interesada en esa operación. Mis espías me han dicho que entre los tapados está tu holding, Apoderao Online Corporation.

- Cegatito, veo que tu olfato sigue tan fino como siempre. Si me permites, prefiero no desvelar ningún dato sobre este aspecto porque mis declaraciones tienen tal influencia en el contexto macroeconómico que podrían desestabilizar el mercado europeo de la energía, y en este momento eso es algo que no le conviene a nadie, y menos a mí, que tengo que comprar pilas nuevas para la radio. Y lleva cuatro de las gordas, que valen una pasta. Casi ná.

- Respeto tu postura. Hablemos sobre el experimento, ¿cómo surgió la propuesta?

- Al parecer, los americanos están preocupados porque en su población cada vez hay más gordos, vagos, y cabestros en general, ya que desde muy pequeños pasan demasiado tiempo haciendo vida sedentaria, jugando a la consola y comiendo hamburguesas. Por eso han pensado en ir mejorando la raza buscando la excelencia de la especie humana, y claro, ahí entro yo.

- Eso me parece totalmente lógico.

- Efectivamente, han tenido que ir a morir al palo.

- ¿Por qué decidiste aceptar la propuesta de donar tus espermatozoides?

- Después de sopesar los pros y los contras, pensé que debía prestar este servicio a La Humanidad. Además, no quiero ser egoísta con mi material genético. Esto es algo que no se debe perder.

- Tú siempre tan altruista, Apoderao. Me emociona tu gesto, porque sé que podrías haber sacado un dineral vendiendo esos espermatozoides.

- Según mis cálculos, podría haber vendido cada uno por 700.000 dólares, pero he decidido regalarlos porque siempre me han interesado los avances científicos, incluso yo mismo he patentado mis propios inventos, como el peine con grapadora incorporada, que puede ser de gran utilidad para gente con cabellos rebeldes.

- No obstante, me da la impresión de que te costó decidirte, parece que le has dado muchas vueltas al asunto.

- Así fue, he tenido mis dudas, y las sigo teniendo. Pienso que la raza humana ya ha alcanzado en mi persona un altísimo nivel, pues suelo rozar la perfección a menudo, por la parte de arriba, y a partir de mí creo que será imposible mantener el listón.

- Porque lo has puesto muy alto, Apoderao.

- Limitándome a ser yo mismo, lo cierto es que no necesito ni calentar.

- ¿Quién es el responsable del experimento?

- Es el Doctor Grijando Wilkinson, natural de San Francisco, Massachusets. Una eminencia. Este hombre es experto en todos los métodos de reproducción asistida, fíjate que tiene cuatro hijos y los hizo todos a distancia, a través del butanero.

- Es decir, que además sabe delegar.

- En eso también es un fenómeno, su mujer está encantada.

- ¿Cómo se decidió la metodología del método, si me permites el osobuco?

- Sé que hubo varias reuniones entre los expertos y que barajaron varias posibilidades incluída la fecudación in vitrocerámica, pero yo he permanecido al margen de estos detalles porque me importan tres cojones.

- Explícame un poco el proceso.

- En primer lugar, me extrajeron los espermatozoides hace unos días, en el Hospital Viuda de Cuervo e Hijos. La encargada de hacer el trabajo fue Mari Pili Torres, Jefa de enfermeras del Hospital, mediante el método tradicional de insuflar y venga de aspirar.

- He visto fotos de Mari Pili e intuyo que tendrá gran experiencia en hacer este tipo de extracciones, sin emplear material quirúrgico ni nada, supongo.

- No me extrañaría. Después, los espermatozoides fueron sumergidos en una probeta que contenía 100 centímetros cúbicos de solución salina.

- Entiendo que la solución era salina porque tenía sal.

- Veo que las coges al vuelo cuando se trata de temas científicos, Cegatito. Luego se realizó el proceso de criogenización, que consiste en guardar la probeta lejos del alcance de los críos, que lo rompen todo, los cabrones.

- Ésa es una precaución que nunca está de más.

- Correcto, aunque si hubiese habido que repetir el proceso, Mari Pili me dijo que no me preocupase, que ahí estaba ella para echar un cable en todo lo que hiciera falta.

- Ese espíritu de colaboración no lo encuentras en la sanidad pública. En cualquier caso, no es el tema que nos ocupa hoy. Resumiendo, la primera fase, sin problemas.

- Más o menos sí, pero los días siguientes a la extracción sufrí un fuerte dolor de ovoides. Yo lo achaco a Mari Pili, que se aplicó en mi opinión con excesivo entusiasmo, pero no voy a quejarme porque este sábado quiero repetir.

- No tengo dudas de eso. ¿Qué me cuentas de las mujeres receptoras de tus espermatozoides?

- Además de afortunadas, son científicas de gran nivel, todas ellas tienen un coeficiente intelectual superior a 170 decibelios, si no recuerdo mal.

- Eso tiene que ser mucho, incluso creo que pasando de 120 les pueden quitar puntos del carnet, por listas.

- Fíjate que una de ellas es Doctora en Matemáticas, Biología y Física Nuclear, y las demás la llaman "la retrasá".

- Impresionante, aunque debo decirte que el método de inseminación artificial me parece excesivamente frío, si me permites el termostato.

- Opino lo mismo, yo hubiese preferido follármelas a todas varias veces, pero no pudo ser por problemas de agenda.

- ¿Por qué?

- Porque ninguna me quiso dar su número de teléfono, y claro, no los tengo en la agenda.

- Peor para ellas.

- No saben lo que se pierden.

 - Supongo que habrás elegido personalmente los 6 espermatozoides 6 objeto del experimento.

- Sí, aunque en realidad he donado ocho, por si alguno de ellos se desgracia durante el viaje, o se pelean entre ellos y se lesionan. Es que yo tengo unos espermatozoides muy bravíos.

- Dada su procedencia, cabe pensar que todos ellos son de máxima calidad.

- Eso no hace falta ni decirlo, obviamente.

- No obstante, seguro que tendrás algún favorito...

- Me resulta difícil elegir. Por decirte uno, me ilusiona especialmente el número cuarenta y tres, "Asaltante", lo veo muy despierto. Creo que puede recaudar grandes cantidades manejando el radar en alguna recta despejada, velando por la seguridad.

- ¿Por la seguridad de quién?

- Vamos a dejarlo.

- De acuerdo, dime algo de los otros siete espermatozoides.

- Sin entrar en detalles particulares, todos ellos están muy preparados. Empleando el símil taurino puedo decir que voy a Wisconsin con una corrida muy bien presentada y de total confianza.

- He leído que estáis considerando la opción del parto bajo el agua.

- Así era, pero lo hemos descartado porque los de mantenimiento dicen que ellos no están para tonterías y no van a limpiar luego la piscina. Cabrones.

- No me sorprende, Apoderao, desde chico he oído en mi Sevilla un refrán que dice: “Si vas a Wisconsin, procura no tener averías porque los de mantenimiento son todos unos cabrones.”

- Sí, a mí también me suena.

- Entonces habrá que practicar un parto sin dolor.

- Me da igual porque a mí no me va a doler, yo me quedo en España y no quiero saber nada.

- Bastante has hecho ya como para preocuparte si esas americanas son unas quejicas y montan la bronca.

- Correcto, aunque como lo cortés no quita lo abatible, espero que al menos les pongan la anestesia piramidal y no sufran. 

- Tu indiscutible humanidad te honra. Apoderao, parece demostrado que las mujeres que escuchan música clásica durante el embarazo, dan a luz niños bastante más inteligentes de lo normal. ¿Tenéis prevista alguna medida en este sentido?

- Según me dijeron, les pondrán sinfonías de Mozart varias horas cada día. Yo hubiese preferido que escuchasen otras cosas, como Los Chunguitos, Camarón, El Beni de Cádiz, etc., para que los niños no sean unos sosos de cojones, pero no quiero imponer mi criterio porque en Wisconsin son muy suyos.

- Haces bien, ahora recuerdo que en mi Sevilla hay un refrán que dice: "Si quieres imponer tu criterio a alguien, procura que no sea de Wisconsin, porque son muy suyos, por no hablar de los de mantenimiento, que además son todos unos cabrones."

- A mí también me suena, sí.

 ¿Cuál es tu objetivo en este asunto tan ambicioso?

- A mí me gustaría que estos chavalotes fuesen en un futuro científicos para que hiciesen avanzar el conocimiento. Por ejemplo, la cuestión del origen del universo es algo que siempre me ha fascinado, y no me cuadra que el Sistema Solar se haya creado a partir de una explosión. También sería interesante determinar los efectos secundarios de los rayos gamma, o por qué en las tiendas de disfraces venden siempre las orejas de burro por parejas, cuando hay veces en que sólo necesitas comprar una. Como ves, el conocimiento abarca muchos campos y hay terreno de sobra para investigar.

- No quisiera ser pesimista, pero imagino que habréis contemplado la posibilidad de que falle el experimento y te salga algún hijo medio gilipollas.

- Es evidente que no podemos descartar nada, pero teniendo en cuenta mi potencial genético, eso es prácticamente imposible. De todas formas, si ocurriera esa desgracia, habrá que ponerlo a trabajar haciendo presentaciones de Power Point  u otras cosas que no sirvan para nada y le mantengan distraído al muchacho.

- Es lo que se ha hecho siempre. Apoderao, no puedo ocultar que me preocupa que este asunto salga bien. Yo tengo el conocimiento justo para echar la quiniela, y si logran crear una raza de superhombres, creo que voy a estar en una posición de clara desventaja y eso me da bastante miedo.

- No te preocupes por eso, Cegatito, tú te puedes colocar en cualquier sitio porque tienes mucho talento como periodista. Las entrevistas que me haces han potenciado mi imagen pública hasta niveles altísimos.

- Tú me lo pones fácil porque eres un ser grandioso.

- Reconozco mi superioridad, aunque a veces dudo si soy superior por mis actos o simplemente por ser yo, dejándome ir.

- Ésa es la eterna pregunta, Apoderao, ¿qué fue primero, el huevo o el gallináceo?

- Perdona que no te conteste, pues a lo largo de mi vida he tomado tantos caldos de Gallina Blanca, que mi respuesta no sería objetiva, si me permites el rodapié.

- Lo entiendo perfectamente. Apoderao, veo que una vez más vuelves a marcar la pauta abriendo nuevos caminos al progreso de nuestro planeta.

- Sí, pienso que es mi destino, y lo asumo con la naturalidad que nos distingue a los seres excelsos, sin darme importancia.

- No esperaba menos de ti. Cambiando de tercio, me consta que el Jefe de los Servicios Médicos, Melgibson, ha tenido una importante participación en este asunto.

- Sí, porque tengo gran confianza en él, es un muchacho con enorme porvenir. Fíjate que ha estado a punto de obtener el primer premio al animal más inteligente del zoo de Arnedo, ahí es nada.

- No me digas.

- Como te lo cuento, sólo le han superado los chimpancés, los delfines y un cerdo ibérico que sabe esconder las bellotas para que no se las coman los demás.

- Este Melgibson no tiene techo.

- Cierto, yo le digo que el año que viene puede ganar el primer premio en la categoría de homínidos, sólo necesita practicar un poco más la prueba de la O y el canuto. Porque talento, lo que se dice talento, tiene de sobra el animal. Yo le veo un poco en la misma onda que Revillita.

- Inteligentes natos...

- Más o menos eso iba a decir.

- Apoderao, no me extraña que vivas instalado en el éxito, tú sabes rodearte de los mejores.

- Estoy obligado a ello, porque no soy importancioso y si trabajase con tipos más cortitos, destacaría demasiado.

- Muy bien.

(Fin).

 

La opinión de Eduardito Archanco (Reverendo a contrapié).
 
 
Exclusiva: reportaje fotográfico.
 

Hace escasas fechas, Apoderao visitó las instalaciones del Centro de Reproducción Asistida de Los Ángeles (Wisconsin, Colorado). El Jefe de los Servicios Médicos, Melgibson, comprobó personalmente el instrumental. Por su parte, Epi (Guardaespaldas Corporativo) supervisó los detalles relativos a la seguridad, aspecto que siempre resulta crucial en todos los desplazamientos de Apoderao. Tras finalizar la visita, Melgibson declaró: "ha sido una jornada muy fructífera, es decir, con mucho fructis." También quedó plenamente satisfecho Apoderao, que comentó: "me llena de orgullo y satisfacción comprobar que este centro cuenta con todo lo necesario para lograr el éxito del experimento. Indudablemente, los americanos saben hacer bien las cosas. Se nota la mano de Obama."