Actualidad rabiosa.

 

 

(Por Ludovic Carlsson Svenson, "Cegatito de San Bernardo").

 

Pamplona (España), 20 de junio de 2007. Faltan dos días para el festejo taurino en el que Revillita y su cuadrilla lidiarán cuatro toros en la Plaza Monumental de Huarte. Atendiendo a mi deber informativo, he hablado con los protagonistas y les he pedido un breve comentario para que los aficionados tomen el pulso a estos valientes. Y me ha gustado escuchar cómo Asesino Pelines está crecido y reta a su amigo Revillita, o saber que ese Apoderao se está entrenando a fondo, que Angelito Pargen tiene casta suficiente para hacerles a los toros cosas que le podrían llevar a la cárcel, etc. En fin, les dejo con los protagonistas. Que Dios reparta suerte.

 

 

 

 

Revillita:
Trataré de dar una buena tarde de toros a esta afición que tanto me quiere y a la que tanto debo.

 

 

 

 

Apoderao:
Estoy entrenando fuerte y me hace ilusión pegar unos pases para que el aficionado vea que, además de ser un gran gestor, tengo una buena dosis de torería. Pero el noventa por ciento de los ingresos brutos no lo perdono, que conste.

 

 

 

 

Asesino Pelines (sigue en busca y captura):
Que se prepare Revillita, que lo voy a mondar. Y luego, me pienso liar a tiros con todos, cabrones.

 

 

 

 

Subterráneo Pargen (banderillero rasante):
Me encuentro pletórico. Durante estos últimos meses he estudiado las imágenes de mi dramática cogida del año 2006, y he analizado las trayectorias del toro empleando el cáculo diferencial y los gráficos aleatorios de Perkins, con muchos colores. Ahora domino perfectamente la teoría del toreo, estoy seguro de que esta vez no me coge el toro. Eso y que no pienso salir.

 

 

 

 

Expertillo (formidable capotero):
Ya me veo jugándome el tipo para hacerle otro quite a Pargen. Con este tío es imposible tener una tarde de toros medianamente tranquila. Estoy jarto, en cuanto acabe esto, me apunto a los artificieros.

 

 

 

 

Enanito (gran lidiador con aromas sevillanos):
Saldré al ruedo con Pargen. Teniendo a ése como señuelo, el riesgo para mí es inexistente.

     
 

Daniel Melguizo "Melgibson" (caso perdido):
Yo, aun reconociendo que soy informático, me considero bastante despierto y estaré muy pendiente de la lidia para quedarme con todos los detalles. Y si veo que un toro embiste bien, saltaré y le daré un pase de pecho, un córner y un libre indirecto, por ejemplo.

 

 

 

 

Guitarrones (músico de gran aguante, sus muertos):
Quiero elogiar el trabajo de Apoderao, que ha organizado un espectáculo a priori apasionante. Es un gran gestor, sería imparable si tuviera más medios. Como dijo el gran Arquímedes, "dadme una palanca y un punto de apoyo, y seguro que rompo algo".

 

 

 

 

José Mari Alonso "Tachenko" (pesadilla de alcaides):
Menuda banda de tuercebotas, pensar que me jubilé para perderlos de vista, y me pillan en todas las emboscadas que organizan, es que no me escapo de ninguna. Estoy pensando acogerme al Programa de Protección de Testigos.

 

 

 

 

Gran Rama Ostiz (le echamos de más):
Como autoridad mundial en protección del Medio Ambiente que soy, y no me jarto de repetirlo, me aseguraré personalmente de que todos los residuos orgánicos, peligrosos y nucleares que se generen en el festejo, sean convenientemente escondidos para que no nos pillen en ninguna auditoría. Dirán que soy puntilloso, pero me gustan las cosas bien hechas.

     
 

Gran Otilio (Latin Lover y piloto de Fórmula 1):
Dudo que pueda asistir al festejo. No sé si tengo que emplearme a fondo con el Renault y luego ir con Peligrosa Manoli al cine, o si tengo que emplearme a fondo con Peligrosa Manoli y luego probar el Renault. En cualquier caso, barrunto paliza.

     
 

Heinz Hoffmann "Finito de Blindosbarren":
Desde que vine a España hace unos cuantos años, me aficioné al toreo, y por lo tanto, éste es un corrida que tengo marcada en rojo en mi agenda, para no ir.

     
 

Belloterito (sobrino de Revillita):
Mal asunto si mi tío continúa con estos impresentables. Cuando yo sea mayor no quiero ser como ellos ni por el forro, menudo disgusto se llevarían mis padres.

     

 

Grabié:
Dios quiera que no haya cogidas y todo salga bien. Lo último que necesito es que se pille la baja alguno de estos cabrones.