Actualidad rabiosa.

 

 
(Por Ludovic Carlsson Svenson, "Cegatito de San Bernardo").
 
 

Sevilla, 27 de mayo de 2007. Noticia bomba en la portada del Marca, con una foto a toda página del Bicampeón del Mundo de Fórmula 1,  Fernando Alonso y un titular en el que señala a Gran Otilio como el causante de su salida en 2006 del equipo Renault. Como Gran Otilio es un buen amigo de Revillita y su cuadrilla, contacto con Apoderao, que me facilita el número de teléfono del protagonista de la noticia del año. Para no andarme con rodeos, le llamo a su domicilio pamplonica con el fin de obtener todos los detalles sobre este episodio. 

- Gran Otilio, qué alegría escucharte, hace bastante tiempo que no hablo contigo.

- Sí, unos cincuenta años, porque no me has entrevistado nunca, listillo.

- Pelillos a la mar. Apareces en el centro de la polémica como el causante de la salida de Fernando Alonso del equipo Renault.

- Contra mi voluntad, pero así es.

- ¿Qué ocurrió para que la situación haya tenido tan triste desenlace?

- Hace unos meses, en un acto publicitario, nos presentaron a Peligrosa Manoli a varios miembros del equipo. Tanto Fernando como yo nos sentimos fuertemente atraídos por ella, que me prefirió a mí, lógicamente. Esto causó un gran dolor a Fernando, que por no sufrir al verla conmigo, fue dando vueltas a la idea de abandonar el equipo. A los pocos días firmó el contrato con Mc Laren y unas semanas más tarde, lo hizo público.

- ¿Qué has visto en Peligrosa Manoli para enamorarte de ella?

- Mira Cegatito, en asuntos relativos al amor, yo estaba desesperado, porque no acertaba nunca. Como sabes, soy un gran apasionado de la Historia Clásica, concretamente las épocas de Pericles y de su hijo, Pericles Chico. Pues bien, todas las mujeres con las que he salido eran muy aficionadas a la Historia, como es normal, pero una prefería la etapa de Sistófanes, otra era más partidaria de Eurípides, la otra de Herodoto... total, que no daba con una chica que tuviese mis gustos, como si estuviera pidiendo algo del otro mundo.

 

 

- Me extraña sobremanera, porque nunca he oído decir que en Pamplona las mujeres no sean aficionadas a las épocas de Pericles y Pericles Chico. Es más, si no me falla la memoria, los pamplonicas celebráis el 7 de julio San Pericles.

- Uy, yo para las fechas soy muy malo, no sabría decirte con exactitud. El caso es que toda mi vida he ido de decepción en decepción. Hasta conocer a Peligrosa.

- Entiendo que hayas pasado años realmente duros, porque si no puedes hablar con una mujer sobre Pericles, no se me ocurre qué puedes hacer con ella, y eso que yo soy bastante despierto.

- Serás más o menos como yo, por lo que veo.

- Conozco muchas parejas que se han roto por diferencias irreconciliables en cuestiones relativas a Pericles, y sobre todo, a Pericles Chico, que fue más controvertido que su padre. Por tanto, me congratula saber que ambos tenéis ideas similares en un tema tan fundamental, sin embargo, tú sabes que una relación debe sustentarse en más pilares, si me permites la sustentación.

- Lo cierto es que coincidimos bastante en lo básico, a los dos nos gustan los bocatas de calamares y tocarle el timbre al vecino para joderle la siesta.

- Veo con satisfacción que estáis hechos el uno para el otro. Sin embargo, debo advertirte: hay numerosos comentarios sobre el oscuro pasado de Peligrosa Manoli.

- Habladurías, la gente dice cosas bastante malintencionadas sólo porque Manoli tiene pinta de puta, pero nada más lejos de la realidad. Deberían conocerla un poco antes de hablar sobre ella, y si no, lo razonable es no criticar sin saber. Además, yo creo que todas las personas merecen un margen de confitura.

- Sí, confitura, lo que se dice confitura, la Peligrosa ha debido gastar unos cuantos botes, sin usar cucharilla, quiero decir.

- Ojo con lo que dices, a ver si vas a pasar de Cegatito a Ortopédico.

- Captada la indirecta, de todas formas, creo que el equipo Renault ha pagado un precio muy alto debido a este asunto. Quizás podías haber cedido para que Alonso tuviera más posibilidades con Peligrosa Manoli.

- Que te quede clara una cosa: Gran Otilio no cede, ni en la pista ni fuera. Por otra parte, cuando una mujer se encapricha conmigo, es prácticamente imposible que se conforme con otro, si lo sabré yo.

 
 

- Supongo que habréis hecho planes para el futuro.

- Sí, voy a comprar un chalet de Protección Oficial en Madrid, el que va a dejar libre Beckham cuando se vaya a jugar a Los Ángeles. Lo estuve viendo el otro día y me gusta. Es amplio, tiene un buen jardín. Voy a poner rosales y reservaré un trozo para criar hipopótamos, lo normal.

- Te auguro problemas con los vecinos. Ahí viven muchos pijos y seguramente protestarán cuando sepan que tienes rosales.

- Lo tendré en cuenta.

- Has sido portada en todos los periódicos españoles, que por cierto, te ponen verde. Te cito algunos ejemplos. La Razón: "Gran Otilio traiciona a Alonso como Zapatero a los españoles de bien." El País: "Comportamiento insolidario y egoísta de Gran Otilio, más propio de la derecha extrema que de un deportista." L'Observatore de Móstoles: "La novia de Gran Otilio, como para recibirla a portagayola.". Como ves, te dan abundante leña, ¿qué tienes que decir de todo esto?

- Desde el respeto, que les den por culo a todos.

- Así se habla. Siempre se ha dicho que el patrón del equipo, Flavio Briatore, es un gran conquistador, pero veo que tú no le andas a la zaga.

- Flavio tiene muy buen gusto para las mujeres, tanto es así que normalmente se enrolla con las que yo voy dejando. No sabe nada el tío.

- ¿Qué te dijo cuando supo lo tuyo con Peligrosa Manoli?

- Lo de siempre, se limitó a gritar como un loco: "Bravísimo, Gran Otilio, bravísimo".

 
 

- Este Briatore no cambia nunca, el jodío. Gran Otilio, eres piloto de pruebas de Renault desde hace muchos años. ¿Cómo llegaste a ese puesto?

- Desde siempre me ha gustado mucho conducir a lo bestia y destrozar coches, pero los de otros, claro. Aquí tengo la oportunidad de conducir todo el día como un animal y me sale gratis, así que me presenté a las pruebas de selección y aprobé sin problemas.

- No sería fácil, supongo que habría otros candidatos muy cualificados.

- Los había, pero yo fui con Asesino Pelines, y el se encargó de convencerles para que renunciasen. Y lo hizo sin pegar un solo tiro, que conste.

- Jodío Pelines, tiene recursos para todo.

- Desde que pasó aquella temporada con los Ninjas, es que no hay quien le lleve la contraria. Ni los Ninjas.

- Eso es un amigo, sí señor. Gran Otilio, el Renault R-27 no está funcionando bien en las primeras carreras, ¿qué ocurre?

- Estamos teniendo problemas aerodinámicos, concretamente con una pieza fundamental del alerón trasero, el deflector de berrendos.

- Eso es preocupante, porque podéis perder mucha sustentación en los curvones. Te lo digo por experiencia, a mí me falla una pieza similar en el Opel Corsa y noto el sobreviraje incluso al aparcar.

- Sí, pero creo que lo hemos solucionado bajando 3 milímetros el anclaje.

- Ah, el viejo truco de bajar 3 milímetros el anclaje del deflector de berrendos... veo que vuestros ingenieros saben lo que hacen.

- Son gente muy preparada, es que ni parecen ingenieros.

- Este año todos los equipos calzan gomas Bridgestone. El año pasado vosotros montabais Michelín, y creo que el cambio os ha perjudicado.

- Ha sido una decisión de Bernie Ecclestone para reducir costes. Yo sabía que los Bridgestone iban a darnos problemas y le dije varias veces: "Bernie, enano, deja de tocar los huevos con esa tontería, que vamos a tener menos grip, que hay que decírtelo todo, no seas cabestro."

 
 

- ¿Qué te contestó?

- Que me agradecía el consejo y lo tendría en cuenta para no hacerme ni puto caso.

- He leído que tenéis problemas con la refrigeración del motor, e incluso para forzar la entrada de aire a los radiadores, habéis practicado en el frontal del coche varios orificios.

- Bujeros, técnicamente se dice bujeros de diámetro redondo. Perdona que te corrija, pero es lógico que un crítico taurino tenga ciertas lagunas en cuestiones de Termodinámica de Fluidos.

- No te preocupes, ¿habéis notado mejoría con esos bujeros termodinámicos?

- Un poco, han servido para mojarme los pieses cuando llueve, así me cantan menos, y reconozco que este asunto me preocupa más que la refrigeración del motor.

- En las retransmisiones televisivas, he observado que los pilotos lleváis un bote con bebida isotónica, y a lo largo de la carrera, bebéis de él pulsando un botón en el volante. Todos menos tú, que sueles parar el coche junto a la pista y le pegas buenos tientos a la bota de vino. Aunque tus tragos no suelen durar más de dos o tres minutos y apenas paras seis o siete veces, me pregunto si esta estrategia no te perjudicará en carrera, sobre todo en las pruebas más reñidas.

- No lo había tenido en cuenta, le diré a mi ingeniero de pista que mire los cronometrajes, a ver si descubre algo.

- Siendo ingeniero, lo normal es que no vea nada raro.

- También es verdad.

- Gran Otilio, tienes un palmarés realmente extraordinario. Has competido diez años seguidos en las Quinientas Millas de Indianápolis y tan sólo en nueve ocasiones terminaste en la cárcel. Aprovecho para mostrarte mi admiración más rendida y te hago saber que en el parabrisas de mi coche, llevo colgando un muñequito  de Gran Otilio junto al de El Fary.

- Gracias, es muy bonito saber que uno cuenta con seguidores. No te imaginas lo duro que resulta abordar una curva rápida en sexta a fondo, pero se hace más llevadero con el apoyo de la afición. Y también cuando todos los lunes van a verme al hospital.

 

 

- Perteneces a una familia de grandes pilotos de automovilismo.

- En efecto, mi padre y mi abuelo fueron pilotos, así que llevo la competición en los genitales. Si te remontas hacia atrás en mi familia, llegarás a la época de los romanos, en la que Otiliano El Rápido le ganó muchas carreras de cuadrigas al mismísimo Charlton Heston.

- Lo sabía, y también conozco la anécdota de aquella carrera en la que Otiliano venció in extremis a Charlton, y Nerón, que había apostado por este último, se cogió un cabreo tremendo e incendió Roma.

- Así es, aunque los pelotillas del Emperador le echaron la culpa a Alonsiano Primero "El Hijoputa", fundador de una gloriosa dinastía de impresentables que culmina en nuestros días con el mítico José Mari Alonso "Tachenko".

- Conociendo a Tachenko, no creo que aquellos simpáticos pelotillas anduviesen muy desencaminados, pienso que habría que investigar el tema nuevamente.

- Sí pudiera pagar éste por el otro, yo no tendría ningún problema.

- Volvamos sobre Manoli.

- Ojito, el único que vuelve sobre Manoli soy yo, a ver qué te has creído.

- Volvamos a hablar sobre Manoli, aclaro. Como parece una chica realmente despierta, supongo que es consciente del enorme riesgo que entraña pilotar un Fórmula 1, y más en tu caso, que eres un zapatones. Me pregunto si te ha pedido que consideres la idea de la retirada, máxime considerando que tienes cincuenta y cuatro tacos y tus nietos están a punto de terminar la ESO.

- En este sentido, Peligrosa Manoli ha demostrado una madurez impresionante. Hablamos una vez sobre el asunto y me dijo que para ella lo importante es vivir cómodamente sin dar ni golpe ni pasar ningún apuro económico, y si para ello era necesario que uno de los dos se jugase el tipo, ella asumiría gallardamente que yo siga pilotando, aunque un mal día me pueda descornar contra un muro.

- Ole con ole, esta mujer no tiene precio.

- Eso es lo que tú te crees.

 

 

- Falta poco para el festejo de Huarte, en el que está anunciado Revillita, ¿cómo ves al maestro y a la cuadrilla?

- Revillita está como siempre, entrenando a todas horas, nunca se cansa de torear, desgraciadamente. Expertillo anda muy bien con el capote, lleva a los toros muy largos y bien toreados. Enanito ha mejorado mucho con las banderillas, y sale de la suerte con pinturería, sin duda le ayuda mucho lo grácil de su figura. Al que veo un poquito flojo y descentrado es a Subterráneo Pargen, no sé, me parece que pasa demasiado tiempo con Grabié.

- Eso no puede ser bueno.

- Ahí le duele.

- Gran Otilio, confieso que antes de comenzar esta entrevista tenía mis dudas, pues sabía que tu momento personal no es el mejor, con todo el revuelo que se ha armado. Sin embargo, me satisface decirte que está resultando una entrevista muy amena e interesante.

- No te extrañe, si consideras que yo soy un personaje singular de gran interés mediático, y tú un periodista de primera línea, el resultado sólo puede ser excelente, como poco.

- Tienes razón. Quisiera terminar esta charla con un breve cuestionario tipo test, para que mis lectores conozcan otros aspectos de tu personalidad.

- No hay problema, arráncate.

- Gran Otilio, dime un color.
- Azul pimiento.
- Una estación.

- Chamartín.
- Una estación del año, cabestro.

- Vale, pues una que venga antes del otoño.
- ¿Te refieres al verano?

- Puede valer.
- Una comida.

- Galletas Fontaneda en vinagre.

 

- Un político.
- Julián Muñoz, qué maravilla lo que este hombre ha hecho por Marbella.
- Un país.

- Ponferrada.
- Una actriz.

- Sofía Mazagatos.
- ¿Qué te llevarías a una isla desierta?

- Mi colección de fotocopiadoras Canon, pero sólo las de blanco y negro. Lo aclaro para que no me tomen por loco.
- Un poeta.
- Gustavo Adolfo Beckenbauer.

- Un deseo.

- La paz en el mundo. Y que no me apriete el calzoncillo.

- Un libro.

- "Aprenda fontanería en 30 años".

- Un coche.

- Cualquiera que sea robado.

- Un personaje histórico

- Pericles.

- Debí suponerlo. ¿Y Pericles Chico?

- No tanto, fue más controvertido.

- Una bebida.

- El agua oxigenada.

- Un animal de compañía.

- Tu padre.

- Una causa que defender.

- Las amígdalas.  

- Mejor lo dejamos.
- Mejor.

(Fin).

 

 

 La opinión de Melgibson.


(Melgibson es informático, y además temerario, pues no hace nada por disimularlo. En la cuadrilla de Revillita desempeña el cargo de Jefe de los Servicios Médicos.)