Galería de fotos.

 

 

(Crónica de Cegatito de San Bernardo)

Domingo 24 de abril de 2016. Plaza de Toros Monumental de Milagro (Navarra, España). Octavo Enfrentamiento Intergaláctico del Milenio entre Revillita y Castañita, perfectamente organizado por Fernando León, empresario importante especializado en grandes acontecimientos. Ganado de Santa Fe Martón, bravísimo y noble, que permitió el lucimiento de los diestros. Acabo de regresar al hotel emocionado, tras haber asistido a un hito histórico, junto a millones de personas que han abarrotado la plaza, por no hablar de otros tantos que se han tenido que quedar fuera y han seguido el festejo gracias a las pantallas gigantes instaladas en las inmediaciones del coso. Una vez más, Revillita y Castañita han realizado faenas memorables, llevando su rivalidad hasta unos niveles altísimos, de manera que no parece imposible superarlos en el futuro, aunque tratándose de estos dos fenómenos, todo puede ocurrir. Revillita ha desgranado su toreo vertical y solemne, haciendo gala de un valor estoico que subyuga a las masas y aniquila totalmente la voluntad de las reses. Sin duda este diestro profundiza cada día un poco más en la senda que descubrió Manolete. Por su parte, Castañita no se ha quedado atrás y ha triunfado a base de un toreo muy puro, de toques suaves, compás abierto, mano baja y empaque claramente ordoñista. Es increíble contemplar la regularidad en el triunfo de Castañita, que impone su toreo grandioso a reses de muy diferente condición a las que conduce con elegancia en líneas curvas prácticamente perfectas. No obstante, tras reconocer la grandeza de ambos diestros, debo expresar mi preocupación, pues ambos arriesgan sus vidas hasta el extremo, con la noble intención de superar al rival, pero exponiendo hasta límites que están vedados al resto de los mortales. Dios quiera que ambos reflexionen y en el futuro se comporten de modo menos temerario, pues además de arriesgar mucho más de lo razonable, someten a los públicos a unas emociones difícilmente soportables, sólo aptas para corazones fuertes. Además, hemos podido contemplar grandes faenas de Juancho Gazpio (enorme al natural), César Galarraga (poderoso en la lidia y templadísimo siempre), Niño Barrabás, Laura, Beñat, Mariano y Niño de la Facultad, que han estado magníficos, cada uno en su estilo.

No me quiero olvidar del debut de dos jóvenes y guapísimas toreras, Eunate y Ofelia, que han desplegado su arte capotero en varios momentos, y han cosechado estruendosas y merecidas ovaciones.

En definitiva, los aficionados a la Fiesta Brava han salido de la plaza eufóricos tras vivir una tarde gloriosa.