Galería de fotos.

 

 

(Crónica de Cegatito de San Bernardo)

Plaza de Toros Monumental del Montecillo, en Milagro (Navarra, España). 1 de mayo de 2015. Séptimo Enfrentamiento Intergaláctico del Milenio entre Revillita y Castañita, en un ambiente de expectación desbordada y lleno total. Acabo de salir de la plaza dando tumbos porque todavía me encuentro en estado de shock, como aquella vez que me fallaron los frenos del Vespino e impacté contra el escaparate de Frutas Bernardo, que alguien había puesto en mi trayectoria. Después de ver torear hoy a Revillita y a Castañita,  me pregunto si es posible dar una vuelta de tuerca más al toreo, si se puede mejorar lo inmejorable. Estoy seguro de que esta misma pregunta se hacen allá en el cielo todos aquellos maestros que construyeron paso a paso el edificio de la Tauromaquia, desde Pedro Romero hasta Antonio Ordóñez, pasando por Paquiro, Guerrita, Joselito, Belmonte, Manolete... seguro que todos ellos están comentando allí arriba que han visto algo nuevo, espectacular e inolvidable. Revillita ha estado cumbre, elegante, artista dentro de ese aire amanoletado que le caracteriza. Y Castañita, que en ningún momento se ha quedado atrás, ha demostrado que su muleta es profunda, poseedora de un empaque ordoñista inconfundible. Ambos fenómenos han expuesto sus vidas con temeridad, rivalizando noblemente por alcanzar las cotas más altas del arte, y lo han logrado, poniendo la plaza boca abajo en varios momentos. Y además, hemos podido ver faenas grandes de César Galarraga, Mariano, Beñat, Niño Barrabás, Laura, Niño de la Facultad, Juanito González, Stefan... en resumen, extraordinaria tarde de toros. El ganado de Santa Fé Martón, bravísimo, y la organización a cargo del empresario Fernando León, como siempre, perfecta.